El plan de empresa para el trabajo de fin de grado o máster

En muchas formaciones académicas empresariales, un trabajo habitual para los estudiantes es preparar un plan de negocio para un proyecto ficticio. El propósito es familiarizarles con la planificación financiera empresarial y prepararles para cuando inicien su propia empresa (o manejen proyectos de inversión). Es un tema que vamos a tratar en el blog porque como asesoría, recibimos muchas preguntas al respecto.

Una petición habitual

De vez en cuando, con una frecuencia que no es muy alta pero lo suficiente para ser notable, recibo una petición peculiar. Se trata de alumnos de diversas formaciones y horizontes, que tienen que entregar un plan de empresa para su trabajo de fin de curso, y con una excusa u otra, me contactan para que yo les haga el trabajo. Pretenden no tener tiempo, no entender muy bien el trabajo, y piensan que voy a aceptar, ya que para mí será un dinero fácil.

Aquí no se regala el pescado

Pero de momento nunca he aceptado una petición de estudiantes. Y no lo hago por mí, ya que renuncio a los ingresos correspondientes, sino que me niego porque va contra la lógica de la enseñanza. Si se les asigna este trabajo, es porque el profesor cree que haciéndolo van a aprender algo. Y preparar un plan de negocio desde cero supone un trabajo exhaustivo para entender un proyecto en todas sus facetas. Es muy útil para cualquier persona que quiere trabajar en administración de empresas, o montar un negocio.

Precisamente, estos trabajos se suelen encargar a quienes vayan a poder usar el conocimiento adquirido. La mayor parte son estudiantes de empresariales o similares, pero otras veces son estudiantes de una rama en particular, como por ejemplo hostelería o peluquería, que luego quieren montar su empresa y aprenderán más concretamente sobre los puntos clave en su sector si preparan el business plan.

Si yo aceptara preparar un plan de empresa para estudiantes, sería como dar el pescado en lugar de dejar que la persona aprenda a pescar. Le resolvería un problema inmediato, pero no solucionaría nada a medio plazo. Ese es el motivo por el cual, por “política de empresa”, no acepto esos trabajos.

Algunos se lo toman mal

La mayor parte del tiempo, las personas que me llaman entienden mi postura, y no insisten. Pero, algunas veces, se lo toman mal. Recuerdo en especial una conversación telefónica durante la cual mi interlocutor se enfadó conmigo, me preguntó que me importaba si era un proyecto de fin de curso o un caso real, que podría haberme mentido y yo hubiese preparado el plan, etc…

No dudo que finalmente encuentran a alguien para hacer el trabajo, pero por lo menos tienen la oportunidad de reflexionar sobre su petición.

Ayuda en este blog

He publicado muchos artículos para ayudarte a preparar tu propio plan de negocio, así que si llegaste aquí preocupado por tu trabajo de fin de curso, no lo estés, puedes ver ejemplos de plan de empresa aquí o leer mi guía para hacer un business plan paso a paso.

Artículos relacionados

Si te ha gustado este artículo, ¡aprovecha y abónate a la fuente RSS! También puedes empezar a seguirnos en Facebook.
Esta entrada fue publicada en Plan de Empresa y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*