¿Cómo se hace un estudio de viabilidad?

estudio de viabilidadLa viabilidad de una empresa o de un proyecto se suele analizar gracias a una herramienta conocida como el estudio de viabilidad, que analiza componentes económicos, de mercado, operativos y administrativos para ofrecer una visión clara a quién tenga que tomar la decisión de llevar a cabo el proyecto. Se suele hacer más hincapié en los aspectos financieros, porque la mayoría de los proyectos corresponden a decisiones de inversión.


¿Hay un mercado para este proyecto?

Supongo que lees este artículo porque ya tienes una idea y quieres saber si es viable. Voy a suponer que tienes claro tu modelo de negocio y cómo funcionaría tu empresa. El primer paso que tienes que dar entonces es valorar si existe un mercado para esa idea. Es decir, suficientes personas dispuestas a pagar por ella.

Esa valoración depende mucho de si te encuentras en un mercado ya conocido o si tu concepto es muy innovador.

  • En el primer caso, dispones de datos sobre el mercado actual, la oferta de los competidores, y puedes valorar de forma relativamente rápida si habría un hueco para ti, bien sea porque vas a aprovechar un nicho de mercado con poca competición, o porque les vas a quitar clientes a las empresas asentadas.
  • En el segundo caso, el entorno es mucho más incierto, pero normalmente puedes tener algunas referencias. Por muy nuevo que sea tu concepto, siempre vas a luchar con alguien para llevarte a sus clientes. Puede que una red social fuera algo revolucionario hace 10 años, pero al final hoy en día Facebook se financia por publicidad, un mercado que aunque haya cambiado de formatos (radio, periódicos, televisión, internet), siempre responde a la misma necesidad de las marcas.
  • Si tu concepto es realmente tan innovador que no puedes encontrar ninguna referencia ni determinar si existe un mercado, siempre puedes acudir a las encuestas. Su fiabilidad es muy relativa (la gente te puede decir que estaría dispuesta a pagar por tu nuevo producto o servicio y luego no comprarlo), pero al menos tienes más información para decidir.

¿Cuál es la operativa del negocio?

Si quieres hacer un estudio de viabilidad de tu futura empresa, vas a tener que entrar en el detalle del funcionamiento. Es decir determinar todos los procesos necesarios para operar, desde los más estratégicos hasta los más pequeños.

Además, vas a tener que tener muy claro todos los recursos que te van a hacer falta. Esto incluye recursos físicos (instalaciones, equipos, materiales diversos), recursos humanos (empleados, profesionales subcontratados), servicios y bienes intangibles (software, licencias, cotizaciones). Incluso una empresa pequeña necesita una gran variedad de recursos, así que vas a necesitar tomarte tu tiempo para estar seguro de listar todo lo importante.

Aspectos administrativos y legales

Podríamos haber incluido esta parte dentro de los aspectos operativos, pero es un tema que merece su propio apartado. Las actividades económicas están muy reglamentadas, y vas a necesitar mirar aspectos como:

  • El formato jurídico de tu empresa.
  • Las obligaciones legales generales (impuestos, reglamentación laboral, etc).
  • Las obligaciones legales específicas a tu negocio (medioambiente, licencias de apertura, etc).
  • Las distintas administraciones competentes para cada asunto.

Estudio de viabilidad económica y financiera

Si has hecho los apartados anteriores seriamente, serás capaz de calcular el impacto económico de tu proyecto.

  • El estudio de mercado, junto con la capacidad operativa, te ayuda a estimar las ventas que tu empresa puede lograr, así como el margen asociado.
  • Las necesidades operativas también determinan las inversiones que tienes que realizar y los gastos que vas a tener (sean recurrentes o de lanzamiento).
  • Los aspectos administrativos y legales van a influir sobre tus gastos (tasas, licencias, gastos de adaptación de tu negocio a la normativa actual, etc) así como sobre los impuestos que el proyecto tendrá que pagar. No es lo mismo pagar IRPF que Impuesto de Sociedades.

La combinación de todos estos parámetros te permitirá estimar una cuenta de resultados, unas previsiones de tesorería y unos balances de situación. Normalmente esos estudios se hacen a 3 o 5 años, porque en el mundo actual, el entorno cambia tan rápido que una visión a un mayor plazo es ciencia ficción.

Riesgos y oportunidades

Un buen estudio de viabilidad no debería quedarse en una foto de situación. Como iba diciendo justo antes, el mundo cambia muy rápido, y las circunstancias de hoy no tienen que ser las mismas que las de mañana. Por eso es importante incluir en el informe un análisis de riesgos y oportunidades, también llamado análisis DAFO, con el impacto que podrían tener esos riesgos y esas oportunidades sobre la viabilidad y la rentabilidad del proyecto.

Seguimiento de resultados

Finalmente, hacer el ejercicio de un estudio de viabilidad no tiene mucho sentido si no se pone en marcha un sistema de seguimiento. Según el tamaño de la empresa y sus recursos el tipo de seguimiento podrá variar de unos simples indicadores de seguimiento hasta una política completa de control de gestión. La idea es analizar los desvíos entre las previsiones y la realidad para:

  • Tomar acciones correctivas
  • Afinar las previsiones futuras

* *

Si necesitas valorar la viabilidad de tu negocio, puedes ponerte en contacto conmigo para que prepare tu plan de empresa.

 

Artículos relacionados

Todo lo que tienes que saber sobre el plan de empresa
Infografía: como hacer un plan de negocio paso a paso
Plan de negocio hecho para copiar: mala idea

 

Si te ha gustado este artículo, ¡aprovecha y abónate a la fuente RSS! También puedes empezar a seguirnos en Facebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*