¿Es mejor tener un trabajo como empleado o montar un negocio?

empleado o emprendedorCada persona tiene que buscar lo que le conviene mejor. En mi caso, incluso si asesoro a emprendedores, nunca he considerado que montar un negocio era el mejor camino para todo el mundo. Depende de demasiados factores. Pero es un debate interesante, y por eso me ha parecido interesante dedicar un artículo de este blog a las ventajas e inconvenientes de emprender respecto a tener un trabajo asalariado.

Seguridad

Sin duda el argumento más habitual para preferir un trabajo a emprender es la relativa seguridad que comporta. Pero, evidentemente hay grados. No es lo mismo ser funcionario (seguridad casi absoluta) o trabajar en una gran empresa con contrato fijo (seguridad alta) que tener un contrato temporal en una pequeña empresa (seguridad baja). Sin embargo es cierto que hay bastante menos incertidumbre al entrar en un puesto de trabajo que al crear una empresa.

Además, en un puesto asalariado, los ingresos se conocen de antemano, al menos en un porcentaje alto (incluso los comerciales tienen normalmente parte de la nómina fija). Al crear una empresa, salvo que se hayan firmado contratos a largo plazo con clientes fiables, los ingresos del próximo mes son una incógnita.

Independencia

Aunque la situación varía mucho en función de los puestos de trabajo, por lo general un empleado tiene una definición de puesto establecida y un jefe que le dice lo que tiene que hacer y establece sus prioridades. En otras palabras, hay poca independencia.

A cambio, un emprendedor toma las decisiones. La libertad no es total porque tiene que cumplir con clientes, impuestos, empleados, y otras obligaciones, pero su margen de maniobra es mucho mayor.

Especialización

Los empleados suelen tener un trabajo especializado, aunque el tamaño de la organización influye mucho. En una gran empresa, puede haber una persona del departamento de contabilidad que solamente se dedique a casar cobros y facturas, mientras en una Pyme la persona a cargo de la administración podrá llevar temas de atención a clientes, facturación, contabilidad y otros. Sin embargo, incluso puestos de trabajo con una definición muy amplia se quedan muy especializados comparados con lo que hace un emprendedor.

Cuando se crea una empresa hay que llevar a cabo acciones en cada uno de los posibles aspectos de un negocio. Con eso no quiero decir que el emprendedor lo hace todo, esto ni se puede si sería bueno para la buena marcha de la empresa. Pero sí que tiene que enterarse de los aspectos más importantes de cada actividad de la empresa.

Este aspecto generalista a menudo es un gran atractivo para emprender en lugar de trabajar como empleado.

Ingresos

Poco antes, estábamos comentando como los ingresos de un emprendedor son difíciles de predecir y no están nada garantizados. Sin embargo, a medio y largo plazo, si el negocio tiene éxito, el potencial de ingresos es mucho mayor que lo que puede cobrar un empleado trabajando por cuenta ajena. La riqueza creada por un emprendedor se comparte entre él, sus socios y los sueldos de los empleados, pero está claro que este reparto es mucho más favorable al empresario que al personal.

Desconexión

Finalmente, me ha parecido interesante hablar de un aspecto práctico que no siempre se cita a la hora de comparar empleado y emprendedor: la desconexión respecto al trabajo. Es cierto que hay muchos trabajos estresantes donde cuesta mucho desconectar incluso el fin de semana, pero por lo general, una persona con un trabajo por cuenta ajena desconecta de su actividad profesional los fines de semana y durante las vacaciones.

En teoría, un emprendedor también podría desconectar, pero en la realidad, como se sabe que lo conseguido no es para siempre, existe una preocupación casi continua por tomar las decisiones adecuadas y hacer que funcione el negocio, que hace que en la práctica la mayoría de los emprendedores no desconectan de sus actividades casi nunca. Es especialmente cierto durante los primeros meses y años de actividad, pero luego, aunque ya no haya tanta justificación para ello, es un patrón que se suele mantener.

Artículos relacionados

 

Si te ha gustado este artículo, ¡aprovecha y abónate a la fuente RSS! También puedes empezar a seguirnos en Facebook.
Esta entrada fue publicada en Crear Empresa. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*