Paro autónomos: condiciones de la prestación por cese de actividad

Paro Autónomos

En agosto del año pasado se aprobó por fin en el Congreso la ley que establece una prestación por cese de actividad para los trabajadores por cuenta propia.

Los autónomos saben más que nadie que tener que pedir esta subvención es lo último que quieren, ya que para ello tiene que haber fracasado su proyecto empresarial, pero es un logro en la medida de que obtuvieron por fin un derecho equiparable al de las personas que trabajan por cuenta ajena.

¿Quién puede beneficiarse de esta prestación?

Para tener derecho al paro de autónomos, hay que cumplir cinco criterios:

– Estar afiliado en el Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos (RETA) de la Seguridad Social pagando la opción las contingencias profesionales.

– Haber cotizado el tiempo mínimo exigido (ver más adelante).

– Estar en situación legal de cese de actividad (un criterio bastante estricto, como veremos más adelante).

– No cumplir las condiciones para poder jubilarse.

– Estar al corriente de pago de las cotizaciones a la Seguridad Social.

¿Qué es el cese de actividad?

La ley establece varios criterios para poder justificar el cese de actividad, como tener un 30% de pérdidas durante un ejercicio (el 30% de los ingresos) o un 20% durante dos ejercicios seguidos. También contempla el tener una ejecución judicial de deudas por más del 40% de la facturación del ejercicio anterior, estar en concurso de acreedores o estar en otro tipo de situaciones extremas (fuerza mayor, pérdida de licencia administrativa, violencia de género e incluso algunos casos de divorcio).

Por supuesto, no vale dejar la actividad sin más, darse de bajar e intentar cobrar la prestación. Si comparamos con los trabajadores por cuenta ajena, lo que se ha intentado hacer es establecer el mismo tipo de diferencia entre un despido y una dimisión. El empleado que dimite no tiene derecho a paro, al igual que el autónomo que cesa su actividad sin tener motivos imperativos para hacerlo. Evidentemente, la definición de criterios es arbitraria y parecerá demasiada estricta para algunos, pero tiene el mérito que existir, y quizás más adelante, con la experiencia, se vayan adaptando los criterios.

Duración y cuantía de la prestación:

Para tener derecho a la prestación, hace falta haber cotizado al menos un año, y en este caso se cobraría el paro durante tres meses. La duración máxima de la prestación sería de un año por una cotización de cuatro años.

En caso de haber optado por cotizar por el mínimo (lo que hace la mayoría de los autónomos), la cuantía de prestación mensual no llegaría a los 600 euros.

Visite nuestra web: www.cofike.com

Artículos relacionados:

Capitalización o pago único de la prestación por desempleo

Pasos para darse de alta como autónomo

Entrevista con un director de agencia bancaria

Si te ha gustado este artículo, ¡aprovecha y abónate a la fuente RSS! También puedes empezar a seguirnos en Facebook.
Esta entrada fue publicada en Autónomos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Paro autónomos: condiciones de la prestación por cese de actividad

  1. nora dijo:

    hola es que soy mujer autonoma estoy pagando la seguridad social y hago la declaracion de renta cada 3 meses , me dedico a comprar cosas de segunda mano y las revendo , ahora voy a dar a luz en unos dias y voy a presentar los documentos a la inss para cobrar la prestacion por baja por maternidad creo que son 4 meses y despues quiero dar de baja al autonomo porque estoy sola y voy a cuidar de mi niña , quiero saber si al dar de baja al autonomo tengo derecho al paro o no. gracias.

    • Para poder tener la prestación por cese de actividad, primero tiene que haber cotizado por ella (contigencias). Como es algo relativamente nuevo, no todos los autónomos lo hacen. Tiene que comprobar que lo está haciendo, sino no tendría derecho a nada.

      Luego, tiene que haber cotizado un mínimo de un año para tener derecho a algo, estar al tanto del pago de las cotizaciones de la Seguridad Social y no tener edad para jubilarse.

      Como decimos en el artículo: “La ley establece varios criterios para poder justificar el cese de actividad, como tener un 30% de pérdidas durante un ejercicio (el 30% de los ingresos) o un 20% durante dos ejercicios seguidos. También contempla el tener una ejecución judicial de deudas por más del 40% de la facturación del ejercicio anterior, estar en concurso de acreedores o estar en otro tipo de situaciones extremas (fuerza mayor, pérdida de licencia administrativa, violencia de género e incluso algunos casos de divorcio).”

      Tiene que comprobar si cumple estos criterios que son bastante estrictos. La verdad es que son un poco absurdos y complicados de cumplir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*