Ejemplos de reducción de gastos: uno bueno otro malo

ejemplos-gastos

Las bajadas de actividad en muchos sectores han llevado a muchas empresas a plantearse reducir sus costes. Los momentos de crisis hacen indispensable y urgente una reducción que en muchos casos se debería haber hecho en tiempos de bonanza, con tranquilidad y decisión.

Actuar rápido es necesario, ya que las reducciones de gastos y costes se realizan con una visión a largo plazo, y cuanto antes se hacen, mayor es el ahorro. Pero ser rápido no significa precipitarse, ya que reduciendo costes se pueden tomar decisiones nefastas para la empresa.

Empecemos por el caso muy famoso de la aceituna en la comida de los aviones. En los años ochenta, American Airlines llevó a cabo una política de reducción de costes muy metódica, cuyo símbolo más impactante fue la idea de quitar de las ensaladas de la comida de sus aviones la aceituna. Eso vino de la constatación de que la inmensa mayoría de los pasajeros no se la comían. Parece una tontería, pero al quitarla, ahorraron hasta 40.000 dolares anuales.  Para una compañía tan grande, no es un importe significativo, pero las medidas tomadas por la compañía fueron muchas más. Por ejemplo, pensaron en usar carritos de comida más livianos, y consiguieron así un ahorro sustancial de combustible.

Estos ahorros no afectaron en nada a la calidad del servicio ofrecido a sus clientes.

El ejemplo opuesto, es decir una reducción de costes mal enfocada, también lo podemos encontrar en el sector de la aviación, con el caso de Air Madrid. Tengo que aclarar que seguramente han intervenido más factores en la caída de la compañía (de tipo políticos), pero también queda claro que el problema que dio origen a todo fue el haber mantenido una flota demasiada pequeña para el volumen de actividad que tenía la empresa. En teoría, si no pasaba nada, los aviones estaban perfectamente optimizados para ofrecer la máxima rentabilidad a la empresa (iba a registrar beneficios al tercer año de funcionamiento), y eso con una política de precios bajos. Pero no había lugar para el imprevisto, y cualquier incidente se repercutía en retraso para el resto de los vuelos de la compañía. Hasta el punto que en fechas de mucha afluencia, como Navidades, los vuelos llegaron a tener hasta dos días de retraso, algo totalmente impensable.

Estos dos ejemplos son de un sector donde se mueven cantidades muy grandes, pero en cualquier empresa, a una escala diferente se pueden aplicar las buenas ideas de reducción de gastos, evitando caer en el error de reducir indiscriminadamente.

¿Gastan mucho papel (impresoras, fotocopias)? Puede que estén viendo su “aceituna” particular. Hay muchas formas de reducir el gasto: buscando el mejor proveedor para la misma calidad de impresión y de papel, eligiendo unas soluciones de calidad aceptable pero menor y más barata y sobre todo cultivando una cultura del ahorro entre los usuarios.

Muchos costes se pueden suprimir. Otros muchos reducir. Pero hay que actuar siempre pensando en el cliente y en la motivación de los empleados. Es más eficaz concienciar que prohibir y racionalizar costes no debe impedir vender. No olvidemos que si reducimos los gastos en periodo de crisis es casi siempre porque las ventas han caido. Si nuestras medidas llevan a reducir aun mas las ventas, sólo conseguiremos un círculo vicioso que obligará a reducir más drásticamente los gastos. Pero dicho eso, queda claro que en muchas empresas los gastos de los departamentos comerciales se pueden reducir y mucho, ya que no siempre tienen una relación tan obvia con las ventas.

En Consultoría Financiera Kerfant, podemos revisar tus gastos y costes y proponerte soluciones adaptadas a tus necesidades.

Artículos relacionados:

3 ideas para reducir los gastos de móviles de empresa

Gestionar los gastos comerciales en tiempo de crisis

Consejo práctico para ahorrar: facturas en vez de tickets

Visita nuestra web: www.cofike.com

Si te ha gustado este artículo, ¡aprovecha y abónate a la fuente RSS! También puedes empezar a seguirnos en Facebook.
Esta entrada fue publicada en Costes y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*