Garamond y la aceituna

garamon-y- la-aceitunaAlgunos ahorros pueden venir de los lugares más insospechados. Hace unas semanas, podíamos ver en todos los periódicos la noticia de que cambiar de tipo de letra en los documentos oficiales en Estados Unidos por Garamond podría ahorrar hasta 400 millones de dólares anuales. Hace unas décadas, el ejemplo famoso era el eliminar la aceituna de las ensaladas en los vuelos de American Airlines.

Cambiar el tipo de letra para ahorrar

Hace unas semanas, un joven de 14 años llamado Suvir Mirchandani, después de darse cuenta de la cantidad de publicaciones en su distrito escolar, calculó que cambiar el tipo de letra de estos documentos a Garamond permitiría ahorrar unos 21.000 dólares al año, cantidad que se multiplicaría por el número de distritos en EEUU hasta alcanzar los 370 millones.

Todo esto, simplemente porque este tipo de letra usa menos tinta que los demás, sin afectar para nada la calidad de lectura. Es decir que se trata de un ahorro perfecto, que no perjudica el servicio ofrecido, algo que buscan todas las empresas.

Por supuesto, se planteó la posibilidad del ahorro al Gobierno de Estados Unidos, que contestó que no haría falta emplear esta estrategia, ya que están organizando un traslado de la cultura del papel a la cultura digital, lo que supone un ahorro muchísimo mayor.

La aceituna que nadie quería

El otro caso famoso de ahorro es la historia de la aceituna. En los ochenta, American Airlines buscó formas de gastar menos en sus vuelos sin afectar a la calidad del servicio. Probablemente el mayor ahorro se produjo con ideas como usar carritos de comida más livianos (lo que implicaba menos gasto de combustible), pero el ahorro que pasó a la historia fue la eliminación de la aceituna de las ensaladas en los menús.

Todo porque un empleado se dio cuenta que casi nadie comía esa aceituna, por lo que se podía perfectamente prescindir de ella. El ahorro fue de 40.000 dólares anuales, algo nada significativo a la escala de la compañía, pero se ha quedado con un ejemplo de buenas prácticas.

Busca el ahorro en tu empresa

La lección de estos dos ejemplos es que en todas las empresas existen posibles ahorros que no afectarían a la calidad del servicio pero permitiría enderezar la rentabilidad de la compañía, especialmente cuando se van sumando uno a otro. Por eso es tan importante repasar regularmente la lista de todos los gastos y buscar alternativas, para seguir siendo eficaces al menor coste.

Artículos relacionados

Los tres ejes del cost killing (racionalización de gastos)

¿Te interesa bajar precios?

La regla de oro de los tres presupuestos

Si te ha gustado este artículo, ¡aprovecha y abónate a la fuente RSS! También puedes empezar a seguirnos en Facebook.
Esta entrada fue publicada en Costes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*