Plan de negocio para empresa de reformas

plan de negocio empresa de reformasDespués de la tremenda crisis que ha sufrido el sector de la construcción tras la burbuja inmobiliaria, en los últimos meses parece que se va recuperando poco a poco la actividad. Quizás entonces sea el momento para plantear el caso de una empresa de reformas y ver los aspectos más importantes del plan de negocio.

Recomendaciones generales

Análisis de competencias propias

Por algún motivo, algunos sectores como la restauración o en este caso las reformas parecen fáciles de llevar a cabo, pero esta es una visión “desde la barrera”. En realidad ningún negocio es fácil y las apariencias engañan. Ser un poco “manitas” ayuda para plantearse tener un negocio de reformas pero no es suficiente. Es muy recomendable que antes de lanzarse en el sector se haga un análisis honesto de competencias, y si no hay ninguna experiencia previa, procurar trabajar unos meses para otra empresa de reformas para aprender y formarse.

Las reformas pueden implicar retos y problemas técnicos, e improvisar no es la solución si se quiere satisfacer a los clientes y conseguir más actividad por el boca a boca.

Ir poco a poco

Es uno de los consejos más habituales que suelo hacer a los emprendedores. Antes de lanzar un proyecto a lo grande, procura testearlo a pequeña escala. En el caso de una empresa de reformas, yo diría que lo mejor es que antes de ponerse a contratar personal, hagas tú mismo los trabajo, empezando por reformas más pequeñas y fáciles, y te apoyes en profesionales independientes para las partes que no sepas hacer.

solicitar-plan-de-negocio

1º- Define tu idea de negocio

Hay muchas maneras de plantear una empresa de reformas. Puedes dedicarte a las obras, tener una tienda anexa a tu negocio donde vendas materiales, puedes vender servicios adicionales (diseño de interiores, por ejemplo). Pero la definición del servicio no es lo único que tienes que trabajar. También deberías mirar la propuesta de valor, es decir, qué valor añadido vas a aportar a tus clientes. Y eso lo tienes que hacer mirando la oferta actual de servicio. Hay muchas opciones, desde los precios, los plazos, las facilidades de pago, la calidad de los materiales, la originalidad, etc. Lo importante es que definas algo que aporte valor al cliente y que sepas como transmitirle el mensaje de lo que haces.

2º- Mercado y competencia

Mercado nacional

Si miramos los datos del INE, el gasto total anual del apartado “Servicios de mantenimiento y reparaciones corrientes de la vivienda” ascendió a 2.551 millones de euros en 2014, un dato a comparar con los 3.675 millones de 2007, justo antes de la crisis. Es un descenso de más del 30%. Sin embargo parece que estamos cerca del final de la bajada, y que el mercado podría volver a repuntar pronto.

Segmento de clientes

¿Cuál es tu cliente objetivo? En función del tipo de prestaciones que planteas podría ser uno u otro. Por ejemplo, podrías dedicarte a buscar acuerdos con inversores que compran pisos baratos y los quieren reformar para luego ponerlos en alquiler. O quizás te hayas especializado en reformas de alta calidad con un toque de diseño. En ambos casos el tipo de clientes es distinto. Por eso tienes que mirar como segmentar la clientela para encontrar el segmento más importante para el negocio, con criterios como la edad, el poder adquisitivo, profesional o particular, género, ubicación geográfica, etc.

Competencia

No siempre es fácil conocer la competencia en el sector de las reformas, porque hay muchas pequeñas empresas individuales que no tienen página web, no aparecen en páginas amarillas, y funcionan principalmente por recomendación. Aun así, aunque el análisis de competencia no sea exhaustivo, se pueden identificar muchos competidores y ver en cuáles son sus puntos fuertes y sus debilidades, y en qué aspectos se les puede ganar.

3º Estimación de ventas

En cualquier plan de empresa la parte más difícil suele ser la estimación de ventas. Pero es importante procurar acercarse a un dato razonable y basado en datos fiables. Quizás lo mejor sea simplemente testear un poco el mercado, y ver qué tipo de presupuestos se podrían conseguir con algunos clientes, y de allí extrapolar.

Algunas obras implican más mano de obra, otras más material, pero para la estimación es razonable pensar en lo que se factura es mitad mano de obra y mitad materiales. Normalmente el margen sobre los materiales es del 50% del precio de venta, y si la mano de obra fuera un recurso flexible, también sería el caso. Pero ocurre que normalmente al principio es difícil encontrar suficiente carga de trabajo para cubrir las horas de un obrero, así que la suma de todas las facturaciones de horas pueden incluso ser inferiores al coste mensual de personal (algo normal al principio).

solicitar-plan-de-negocio

4º- Inversión, costes, gastos

Inversión

Dependiendo del tipo de reforma, la inversión en herramientas puede ser más o menos importante, pero, asumiendo una situación media, sin local comercial (solamente un sitio para almacenar materiales temporalmente, recibir algún cliente o proveedor y guardar las herramientas), se puede estimar una inversión entorno a los 20.000€, que incluiría la compra de una pequeña furgoneta de segunda mano.

Costes

Ya hemos comentado antes que el coste de los materiales sería más o menos el 50% del precio de venta al cliente, salvo que se haga una estrategia diferente (lujo o low cost). La mano de obra, cuando el volumen de negocio sea mayor, también sería aproximadamente un 50% de lo que se factura como horas al cliente.

Gastos

Los principales gastos, teniendo en cuenta que el tema de personal se considera en este ejemplo como coste, serían el alquiler del local, el combustible del vehículo, algunos suministros, gestoría, abogados y por supuesto la publicidad para hacerse conocer de los clientes, al menos en los primeros meses. Después, y dado que este tipo de negocio funciona mucho con recomendaciones, es posible que el gasto necesario en publicidad sea mucho menor.

5º- Estimación de resultados y tesorería

Con todos los datos anteriores, se puede preparar una estimación de resultados, elaborando una cuenta de resultados mes a mes y completándola con una evolución estimada de la tesorería, para asegurar que la empresa tiene suficientes recursos para poder aguantar los primeros meses, que suelen ser los más complicados. Sin embargo, usando una estrategia muy flexible con poco o nada de mano de obra fija, se puede ir creciendo sin usar muchos recursos.

solicitar-plan-de-negocio

Artículos relacionados

Si te ha gustado este artículo, ¡aprovecha y abónate a la fuente RSS! También puedes empezar a seguirnos en Facebook.
Esta entrada fue publicada en Plan de Empresa y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*