El plan financiero del plan de empresa

graficoLa parte económica del plan de negocio es probablemente la más mirada por inversores o banqueros. Los cuadros financieros reflejan el potencial de rentabilidad de la empresa, sus necesidades de financiación, la evolución prevista del patrimonio, el retorno de la inversión, y otros elementos que permiten valorar el proyecto sobre criterios objetivos. Eso, siempre que las hipótesis que hayan servido de base sean creíbles y razonables. Vamos a repasar algunas partes más importantes del plan económico y financiero.

La cuenta de resultados

También llamado cuadro de pérdidas y ganancias, es el cuadro más habitual en las empresas, ya que permite hacer un seguimiento de la rentabilidad de la actividad, con más o menos detalle analítico (por departamentos, líneas de negocios, o por el conjunto de la empresa, por ejemplo).

  • Empieza por los ingresos de actividad, es decir normalmente las ventas, que pueden venir acompañadas de algunos detalles sobre su procedencia (unidades vendidas, precio medio, por ejemplo).
  • Después, se suelen indicar los costes de los productos vendidos, coste de producción o de compra en caso de una actividad de distribución. Esos costes directamente atribuibles a los productos permiten determinar un margen sobre ventas, que puede ser un indicador de seguimiento interesante.
  • A continuación se indican los diferentes gastos a los que la empresa tiene que hacer frente como los gastos asociados con las instalaciones (alquiler, suministros), los gastos de personal, los seguros, los servicios exteriores, las telecomunicaciones, los gastos de desplazamiento, la publicidad, la amortización de las inversiones.
  • El resultado de restar esos costes y gastos a los ingresos antes mencionado da una primera idea de la capacidad de la empresa a generar beneficios. Después se suelen indicar los gastos financieros, ya que no están directamente relacionados con la actividad de empresa, para llegar a un resultado antes de impuestos.
  • Finalmente, se calculan los impuestos a pagar, normalmente para una sociedad, el impuesto de sociedades, y se obtiene el resultado neto después de impuestos.

Este cuadro es muy útil, porque muestra la capacidad de la empresa en tener beneficios. Sin embargo tiene su limitación, porque los ingresos y gastos corresponden a una visión contable de las cosas. Por ejemplo, las ventas se registran cuando se entrega el producto o servicio, pero esa fecha de facturación no es necesariamente la misma que la fecha de cobro. Por otro lado, las inversiones se contabilizan como gasto a través de una amortización (reparto del valor total de la inversión durante toda la vida útil del bien, de acuerdo con límites contables y fiscales establecidos). Allí también, el criterio de resultado no corresponde con el de flujos de dinero.

En un plan de empresa, la cuenta de resultado normalmente se estima a un horizonte de 3 a 5 años. También se suele detallar por meses, para tener una mejor visión de la evolución del negocio, especialmente durante los dos primeros años, y tomar en cuenta elementos como la estacionalidad, cuando son relevantes para la actividad.

El cuadro de tesorería (cash flow)

Las empresas viven y mueren por el dinero que tienen disponible en caja (o en su cuenta bancaria). Antes hemos explicado que la cuenta de resultados refleja una visión más contable del negocio, muy útil, pero demasiado imprecisa cuando se quiere hablar de flujos de dinero. Para eso se suele preparar un cuadro de tesorería, que va detallando los flujos de caja.

El cuadro de tesorería se basa en la actividad antes descrita en el cuadro de pérdidas y ganancias, salvo que en lugar de datos contables, se plasman los flujos reales de dinero.

  • Los ingresos de dinero se registran tomando como referencia el mes en el que se materializan. Hablamos por ejemplo de la aportación de capital de los socios, del préstamo del banco, y respecto a las ventas, del momento en el que se cobran efectivamente.
  • Las salidas de dinero, también se registran en cuanto ocurren, sean compras de inmovilizado, pago de nóminas, pago de impuestos, compras de bienes y servicios. No cuenta la fecha de factura sino el momento efectivo del pago.

Normalmente un negocio empieza generando flujos negativos por la inversión inicial y las pérdidas de los primeros meses, y luego se estabiliza para generar progresivamente flujos positivos. Saber cuánto dinero va a ser necesario para no estar en números rojos en el banco y hasta cuando es muy importante para cualquier emprendedor, inversor o banquero.

plan financiero del plan de negocioEl balance de situación

Otro cuadro muy analizado en las empresas es el balance de situación, que sirve para valorar la situación patrimonial del negocio, es decir: lo que tiene y lo que debe. Lo que tiene son sus activos, y lo que debe son sus pasivos. Por eso el balance de situación se separa en dos categorías: el activo y el pasivo.

Activo

  • En el activo están todos los inmovilizados, materiales o intangibles (edificios o vehículos en propiedad, programas informáticos, fianzas, mobiliario, herramientas, equipos informáticos…)
  • También se registran en el activo los deudores (terceros que deben dinero a nuestra empresa, a largo o a corto plazo), en general suelen ser principalmente los saldos de clientes que pagan a crédito.
  • Las existencias de producto, también se registran en el activo.
  • Finalmente, los saldos de cajas y bancos constituyen parte del activo.

Los diferentes elementos que hemos listado de forma simplificada se registran por orden de menor a mayor disponibilidad. Es decir, primero se indican los elementos que se convertirían en dinero a más largo plazo (el inmovilizado), y al final lo que es más disponible (el saldo en caja). El inmovilizado no tiene vocación a ser vendido, aunque pueda ocurrir, por eso se le considera a largo plazo, luego vienen los deudores a largo plazo, los deudores a corto plazo, las existencias y el dinero en efectivo.

Pasivo

En el pasivo están todas las deudas de la empresa.

  • Los fondos propios se componen del capital aportado por los socios, más los beneficios no distribuidos que se han incorporado a la empresa a lo largo de los años.
  • Las deudas a largo plazo incluyen por ejemplo los préstamos de los bancos con vencimiento superior a un año.
  • El pasivo corriente incluye las deudas a corto plazo, sean con organismos bancarios (líneas de crédito), los proveedores (saldos acreedores) o los impuestos a pagar.

Como en el caso del activo, el pasivo se ordena de elementos a más largo plazo hasta elementos a corto plazo. El capital en realidad es una deuda que se tiene con los accionistas, sin fecha de vencimiento.

Algunos ratios financieros

Por lo general, en un plan de negocio se suelen mencionar algunos indicadores financieros como por ejemplo:

  • La TIR (Tasa Interna de Retorno), que calcula la rentabilidad media (en porcentaje) de la inversión sobre un plazo determinado, normalmente a 5 años. Para el inversor, es un elemento importante, que le permite comparar con otras posibilidades de inversión.
  • El punto muerto, que calcula el volumen mínimo de venta para que la actividad genere beneficios. Es un dato importante para el emprendedor, para tener una mejor visión de a partir de que facturación estará ganando dinero, y si es realista.

Hay muchísimos más elementos financieros, y el propósito de este artículo no es ser un léxico financiero, por lo que nos limitaremos a mencionar esos dos.

Artículos relacionados

 

Si te ha gustado este artículo, ¡aprovecha y abónate a la fuente RSS! También puedes empezar a seguirnos en Facebook.
Esta entrada fue publicada en Plan de Empresa y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*