Plan de empresa para una floristería

Las flores son un regalo tradicional, una forma de expresar sentimientos, desde el amor hasta un pésame. Montar una floristería puede ser un negocio muy rentable. En este artículo vamos a analizar los elementos del plan de empresa para una tienda de flores, tanto si quieres abrir un local o dedicarte a la venta online.

Datos del sector

Según datos de la asociación sectorial AEFI, a  finales de 2015, España tenía  5.419 floristerías, con una tendencia positiva de aperturas. La facturación anual media de una tienda de flores es de 120.000 euros. Es un sector que emplea a 29.956 personas, de ellas 15.527 autónomos y 13.529 trabajadores por cuenta ajena.

Las flores representan el 70% de las ventas. Las plantas también son un segmento importante, con un 25% de la facturación. El 5% son elementos de decoración. Hay que destacar que aproximadamente un 30% de las ventas procede de canales online o teléfono.

Perfil del emprendedor

Es un negocio que conviene a las personas amantes de las plantas, por supuesto, pero también perfiles comerciales, con tacto, discreción y empatía. En una floristería se encargan ramos para la persona amada (con notas incluidas), pero también flores para funerales, ornamentos para bodas o decoración para eventos de empresa. Requiere profesionalidad, seriedad y una facilidad para relacionarse.

Hacer composiciones bonitas tampoco se improvisa, y el emprendedor tendrá que formarse en las técnicas específicas del oficio. Hay varios cursos de grado medio y superior que incluyen esas técnicas.

Modelo de negocio

El esquema clásico de la floristería es un negocio que compra flores y plantas, las transforma (en las composiciones) y las vende en tienda, por teléfono y por Internet. Como el negocio de la venta de flores incluye normalmente un servicio de entrega a domicilio, las floristerías se asociaron hace muchos años, mucho antes de Internet, para poder entregar flores en cualquier punto (red Interflora, por ejemplo).

Competencia

Cuando se plantea el plan de negocio de una floristería, uno de los elementos a tener muy en cuenta es la competencia, ya que los competidores son muy diversos:

  • En primer lugar están las floristerías de toda la vida, las que están bien establecidas y gozan de buena reputación.
  • Existen también competidores en la gran distribución, tanto en sitios especializados en plantas y flores, como en cadenas de bricolaje o decoración (Leroy Merlin, Ikea) que tienen una sección de específica. Los hipermercados también tienen su propia oferta.
  • Los bazares chinos suelen representar una competencia de bajo coste, con poca oferta y una calidad escasa pero precios muy económicos.
  • En sitios donde se suelen comprar flores (hospitales, cementerios) han aparecido formatos de vending (máquinas expendedoras de ramos).
  • Y por supuesto, no se puede olvidar Internet, ya que hay empresas muy consolidadas, que a veces se apoyan en floristas independientes, o a veces tienen su propia red.

Perfil del cliente

  • Clientes ocasionales. Son personas que compran flores en un momento especial, por ejemplo regalar un ramo a una madre que acaba de parir, comprar unas flores para sorprender a la pareja, o tener un detalle con familiares y amigos.
  • Novios. En el presupuesto de una boda, la partida relacionada con las flores puede representar un importe muy significativo, si se suman las decoraciones de la celebración del enlace, los centros de mesa, el ramo de la novia, etc. Es un cliente exigente pero rentable.
  • Empresas. Las compañías contratan los servicios de los floristas en diversas ocasiones, principalmente para la decoración de eventos, pero también para felicitar a un empleado o dar el pésame en nombre de la empresa.

Según un estudio, los clientes de las floristerías son principalmente mujeres de entre 35 y 55 años que compran flores para decorar la casa. El segmento de hombre de más de 35 años que compran para hacer un regalo también es importante.

Estacionalidad

El negocio de las flores es uno de los más estacionales del comercio, con una concentración de facturación muy elevada en algunas fechas señaladas (San Valentín, Día de la madre, 1 de Noviembre, San Jordi en Cataluña…). Las composiciones para bodas se venden principalmente en primavera y verano, que es cuando tienen lugar los enlaces. El resto del negocio es más estable.

Existencias

Un elemento que hay que tener muy en cuenta es la naturaleza perecedera del producto. Las flores frescas, aunque reciben algunos tratamientos para durar más tiempo, se tienen que vender rápido, sino marchitan y ya no tienen valor comercial. Con las plantas o las flores que se venden sin cortar (como es el caso de las orquídeas), hay más margen de maniobra, pero aun así requieren un mantenimiento y un cuidado especial.

Las flores proceden principalmente de Holanda, y de países latinoamericanos como Colombia y Ecuador.

Inversión inicial

Como suele ser habitual en la apertura de nuevos negocios, el importe de la inversión inicial depende mucho de diversos factores como el tamaño del local, la ubicación, la necesidad de hacer obras, etc. No obstante, normalmente son locales pequeños, y la inversión no es muy grande. Pero es recomendable disponer de un vehículo.

Podemos hacer las estimaciones siguientes:

  • Obras de adecuación: 5.000€
  • Mobiliario: 3.000€
  • Decoración y rótulos: 1.500€
  • Herramientas de floristería: 1.000€
  • Material informático: 1.500€
  • Fianza local: 1.200€
  • Existencias iniciales: 1.000€
  • Furgoneta pequeña de segunda mano: 8.000€
  • Total: 22.200€

Estimación de ventas

Como indicamos en el párrafo con los datos sobre el sector, la facturación media de una floristería es de 120.000€ al año. Sin embargo, está claro que hay tiendas muy grandes que pueden distorsionar bastante la estadística, así que para nuestro plan de negocio para una floristería vamos a considerar una facturación a medio plazo de unos 80.000€, y que el primer año podría ser de 40.000€ aproximadamente. Razonamos en términos anuales y no mensuales por la estacionalidad mencionada anteriormente.

Gastos mensuales

Vamos a considerar un negocio unipersonal, con el apoyo de personal temporal en las épocas de mucha demanda.

  • Alquiler local: 600€
  • Agua, luz: 200€
  • Teléfono, internet: 50€
  • Cotización autónomo: 300€
  • Sueldos y seguridad social empleados temporales: 300€
  • Gestoría, seguros: 150€
  • Pequeños suministros: 100€
  • Amortizaciones: 400€
  • Diversos: 100€
  • Total: 2.200€

Rentabilidad del negocio

El primer año, considerando unas ventas de 40.000€ y un margen aproximado del 60%, se queda un margen bruto de 24.000€, al cual hay que restar 26.400€ de gastos, por una pérdida de 2.400€.

A medio plazo, considerando unas ventas de 80.000€, un margen del 65% y unos gastos de unos 30.000€, el beneficio sería de unos 22.000€ para un negocio unipersonal. Evidentemente, se trata de solo de una estimación.

Artículos relacionados

Si te ha gustado este artículo, ¡aprovecha y abónate a la fuente RSS! También puedes empezar a seguirnos en Facebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*